Querida (y odiada) EM:

Soy Visi, la madre de Mª Angeles, que te sufre desde hace más de 10 años.

Lo primero que quería decirte es que no seas tan dura con mi hija.

Puedo decirte que gracias a ti, he comprendido que en mi, hay algo más fuerte que cualquier cosa que conozcamos. Algo que me acompaña y me ayuda, algo tan sin lo cual me sería imposible resistir.

Gracias a ti EM, me he dado cuenta de lo importante y lo fuerte que es mi otro hijo y de lo fuerte que soy yo.

Gracias a ti estoy unida a todas las personas del mundo que te sufren y a sus familiares, a ellos y ellas les cedo mi apoyo y mi fuerza.

Gracias a ti me levanto cada día con más ganas para cuidar a mi hija.

Te agradezco que no tenga dolores y entiendo, EM, que fué una estrella que me calló y tendré que llevarla hasta la muerte.

Visitación Prieto

Share This